Las fobias más comunes | Salud Mental

Se trata de un miedo despropocionado ante situaciones concretas.


Una palabra de origen griego que nos habla del miedo a cosas o a sentimientos, un miedo tan fuerte que nos provoca otros problemas de sociabilidad o deriva en otras enfermedades mentales.


Hay muchos agentes externos y sociales que permiten catalogar la incidencia de las fobias en función de género o edad, sin embargo hay algunas que, por alguna razón, se extienden más en la sociedad que otras. Por ejemplo, la claustrofobia. Es el miedo a los lugares cerrados. Muchos son los que van a un bar y no pueden parar de buscar la salida con la mirada, eso, si finalmente pueden entrar. Se estima que entre un 2 y 5 por ciento de la población la sufre. Los equipos médicos pequeños, los ascensores o los túneles pueden convertirse en un infierno para los enfermos.


La agorafobia es la patologí­a contraria. El miedo a los lugares abiertos, el paciente se siente inseguro y sin nadie que le pueda socorrer. Se refugian en sus casas y suele ser la fobia que más lleva a la visita del especialista. Lo sufren más las mujeres que los hombres.


La acrofobia es el miedo a las alturas, pero no el simple vértigo. Quienes la padecen temen los balcones o los lugares elevados hasta el punto de sentir ansiedad. Como cualquier otro, evitan estas situaciones a toda costa.


La necrofobia es el miedo a la muerte o a los muertos. Puede parecer que todos somos necrófobos porque todo el mundo teme el final de la vida y sufre con la desaparición de otros, pero la diferencia es que quienes sufren esta fobia no pueden explicar el sentimiento escalofriante y causante de un estado de nervios tan alterado que les produce estar frente a un fallecido.


La brontofobia también puede parecer una patologí­a muy común pues es el miedo a las tormentas o condiciones climáticas adversas. Sin embargo, la diferencia es que los afectados evitan a toda costa vivir estas situaciones evadiendo incluso la posibilidad de ir a algún lugar de vacaciones donde el pronóstico meteorológico es indeciso o adverso, o faltar a trabajar o alguna cita si hay unos truenos en el horizonte.


También hay carcinofobia, miedo al cáncer, emetofobia, miedo al vómitod, sociofobia, miedo a ser juzgado en situaciones sociales (esta por ejemplo es muy común entre adolescentes) y un sinfí­n más que causan en la gente no poder llevar una vida normal. Para solucionarlo es imprescindible ir a un especialista y poner mucho interés en superarlo. No siempre se consigue.


Leave a Reply